wislawa szymborska antología poética

15,00  IVA incluido

Les invitamos a la lectura de la obra de poética de la premio Nobel de Literatura en 1996. En español, “un latín bellamente estropeado”, como dijo Szymborska.

Í N D I C E:
Un tomo nunca publicado, 1945.
Por eso vivimos, 1952.
Preguntas planteadas a uno mismo, 1954.
Llamando al Yeti, 1957.
Sal, 1962.
Mil alegrías-Un encanto, 1967.
Si acaso, 1972.
El gran número
, 1976.
Gente sobre el puente, 1986.
Fin y principio, 1993.
Instante, 2002.
Dos puntos, 2006.

Traducción del polaco al castellano por Elzbieta Bortklewicz

SZYMBORSKA, WISLAWA

Año: 2016

Editorial: Visor de Poesía

Colección: Visor de Poesía

Tapa: Blanda

ISBN: 978-84-9895-918-5

Bodega:

Añada:

Procedencia:

 

Descripción

Wislawa Szymborska (1923-2012)

Szymborska inicia uno de sus poemas más famosos con los versos: “Después de cada guerra / Alguien tiene que limpiar.” Luego de que su jardín, su país, se convirtiera en escenario de la mayor guerra del siglo, la labor de limpieza recayó sobre todo en los poetas polacos. A menudo, el régimen soviético oscureció la verdad sobre los hechos de la guerra, menospreció el elemento judío de la tragedia y azuzó las tendencias martirológicas polacas. Pero la historia real se halla en los poemas. En “Todavía”, parte del libro Llamando al Yeti de 1957, Szymborska escribió sobre los “vagones sellados” que transportaban “nombres” por el país. Esos nombres son todos judíos: Natán, Isaac, Aarón, Sara, David. “Una nube de gente atraviesa el país”, nos dice la poeta. Tanto el tren como las personas desaparecieron, pero todavía “oigo, / eso es, el retumbar del silencio en el silencio”. Tanto a Miłosz como a Szymborska, su propio silencio ante la catástrofe los persigue con la misma intensidad que el silencio de los muertos.

Szymborska aclaraba con frecuencia que sus poemas eran “estrictamente no políticos… más acerca de las personas y la vida”. Se ganó el epíteto de “la Mozart de la poesía”, por sus poemas breves y juguetones que toman lo cotidiano y le dan la vuelta en una dirección inesperada. “Un gato en un piso vacío” (en el que la muerte del dueño del gato se vive desde la perspectiva de su mascota adorada), “Amor a primera vista” (un poema sobre los encuentros fallidos que, al parecer, sirvió a Krzysztof Kieślowski de fuente de inspiración para Rojo), “La cebolla” (este poema no puede ni siquiera ser descrito; debe ser leído). Estos poemas son la razón por la cual algunas personas que saben muy poco de poesía o de Polonia conocen la poesía de Szymborska, aunque trastabillen al intentar pronunciar su apellido. “Quizá sus poemas no salvarán al mundo, pero el mundo nunca se ve igual después de encontrarse con su obra”, escribió el poeta estadounidense Edward Hirsch (que ha dedicado por lo menos un poema a Szymborska).

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “wislawa szymborska antología poética”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.